42. Si no causas una buena primera impresión, estás muerto

 

🙏 Este podcast ha sido patrocinado por:

Enlaces recomendados:

Solo tenemos una oportunidad para causar una buena primera impresión. Triste pero cierto.

Si tu marca o tu web no transmite lo que pretendes, estás muerto.

Toca episodio de los prácticos, que suelen gustar bastante por aquí. De los que igual hacen que cuando acabes de escucharlo puedas aplicar algo tú a tu negocio, o te haga pensar, o igual hasta prefieres contratarme. Quién sabe.  

Quédate, que empezamos ya y así sales de dudas.

 

Todos transmitimos una imagen. Todos vendemos.

Todos vendemos algo, reconozcámoslo. Cuando en el colegio nos pedían que nos presentásemos ante los compañeros. Al intentar ligar con alguien. Cuando asistimos a una entrevista de trabajo. En todos esos casos estamos vendiendo(nos).

Estamos acostumbrados a vender desde nuestra perspectiva pero, si nos ponemos las gafas de la otra persona, ¿cómo nos ve? ¿estará viendo lo mismo que nosotros pensamos que ve?

Para resolver estas incógnitas, el papel del diseño es fundamental.

Es cierto el dicho de que, a veces, las apariencias engañan y que lo importante está realmente en el interior pero, ¿qué sucede cuando no se nos da la oportunidad de mostrar el interior y, sin saberlo, ya estamos vendiendo?

Un día cualquiera bajamos a buscar el pan a nuestra panadería habitual y entre toda la multitud nos cruzamos con alguien que nos llama la atención, giramos la cabeza al pasar para ver si nos mira, pero no nos hace ni caso. Quizás podría haber sido el amor de nuestras vidas, o quizás no, pero lo cierto es que hemos perdido la oportunidad de saberlo.

Al llegar a la panadería, vemos en el reflejo del escaparate las pintas que llevamos: sin peinar, sin arreglar, con la ropa de estar en casa…ahora entendemos todo.

Pero quién iba a pensar eso, si solo bajábamos a buscar el pan.

Esto mismo nos sucede cada día a la hora de tomar decisiones de compra. Recibimos millones de estímulos visuales y, de entre todos ellos, debemos tratar de seleccionar la mejor opción. Obviamente no podemos analizar uno a uno, por lo tanto la primera criba va a ser por intuición:

«Voy a ver cómo es ese producto de ahí que tiene un diseño de packaging tan bonito. A ver qué tipo de comida sirven en ese restaurante de ahí que tiene una fachada tan llamativa. Viendo su web, esta empresa de reformas parece que tiene buena pinta».

Por supuesto, para vender, es importante comprobar después que lo que hay debajo del envoltorio es realmente tan bueno como parecía (a lo otro se le llama vender humo, y eso no mola nada).

Pero primero has de conseguir que quieran saber más de ti y, según un estudio de hace unos años, 9 segundos es lo que tardamos en hacernos una primera impresión.

Si eso lo trasladamos al mundo digital, en el que deslizamos el dedo con rapidez buceando entre toda la información que pasa por nuestros ojos a diario, seguramente sea bastante menos.

Así que, ¿te has parado a pensar si el diseño de la identidad visual de tu empresa refleja tus valores? ¿Pareces tan bueno como eres?

Porque seamos sinceros, a Coca-Cola, Apple o Nike no les hace falta arreglarse para bajar a comprar el pan, podrían bajar incluso en pijama, pero a la gran mayoría sí.

Y no hablamos de querer aparentar lo que no somos, sino de intentar mostrar nuestra mejor versión en cada momento.

Porque como decía Oscar Wilde:

«No hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión».

 

Patrocinador de la semana: Uh Mami! Restaurante

Si hablamos de negocios que tienen muy clara la identidad que quieren transmitir y la reflejan en cada una de sus patas, el patrocinador de esta semana lo tiene claro, hoy os quiero hablarte del restaurante Uh Mami!

Uh Mami! es un restaurante vegano en Zaragoza con una identidad única que va desde su sabor, hasta su nombre, que surge de unir el sabor umami y con la onometopeya uh mami! que dirías cuando pruebas uno de los bocados del restaurante. Daniel y Luisi, los propietarios del restaurante, además de tener una muy buena idea con el nombre, han tenido desde sus comienzos muy claro que para ellos lo más importante era lo que te ponen en el plato y que, a partir de ahí, esa identidad única del sabor, debe ser acompañada por todo el universo del restaurante, de la marca y del servicio.

No es porque ellos sean mis amigos y además haya diseñado yo la identidad, que también, pero es que tienes que probarlo para saber de lo que te hablo. Si no eres de Zaragoza, apúntalo para cuando pases por ahí y también te recomiendo que los sigas en su Instagram @veganuhmami para ver sus quesos de elaboración propia y otras ideas que van mostrando. Si además eres de Zaragoza, ve a probarlo y me cuentas.

Y si tú también quieres que le de cariño a tu proyecto y lo comparta con esta magnífica comunidad de gente interesada por el emprendimiento, el diseño, la creatividad y el crecimiento vital, aquí tienes los detalles en la pestaña patrocinios.

Sé honesto. No intentes parecer lo que no eres.

Hay dos ángulos posibles en los que podemos fallar con la identidad de nuestro negocio. Y ambos suceden a diario:

  1. El primero es que mostremos una imagen de una calidad peor a lo que nuestro negocio realmente es. Esto pasa muchas veces cuando el fundador del negocio no tiene mucha cultura visual, mucho sentido del gusto, y se aventura él mismo a diseñar su imagen o su web. O incluso se lo pide a su sobrino, que dibuja bien. Seguro que si eres diseñador sabes de lo que te hablo. En ese caso, la puerta de entrada a su negocio, que es su web, está desmereciendo la calidad de su negocio, con lo cual, está perdiendo clientes seguro, y lo que es lo mismo, está perdiendo pasta.
  2. Pero, por otro lado, se ven casos en los que pasa al contrario. Imagina, el bar de barrio de toda la vida, que de repente se viene arriba, contrata a un interiorista y este renueva su local con una imagen que no se corresponde a lo que es. Una imagen que le hace parecer un pub super pijo, cuando en realidad, el éxito del bar de Paco está en que es un ambiente acogedor, humilde, de barrio y que tira unas cañas y sirve unos pinchos de tortilla como nadie. ¿Qué pasará? Que la nueva estética del bar puede atraer a nuevos clientes de otra clase social que entren ahí confundidos y se vayan defraudados porque no es lo que esperaban, y los clientes habituales antiguos se sentirán incómodos en ese ambiente. Fracaso en toda regla.

Mira, una vez tuve un cliente que el éxito de su negocio se basaba en que el fundador, en el cara a cara, te transmitía la pasión de su proyecto. Y esto lo hacía porque él era un tipo de pueblo, cercano, con un lenguaje muy coloquial y muy directo, y eso hacía que los clientes, cuando hablaban con él, vieran el reflejo de un tipo humilde, que de la nada, había llegado a construir un negocio que facturaba millones.

A la gente, le gusta mucho más ver que las personas que tienen éxito son personas normales, de a pie, humildes. Porque eso hace que sintamos que nosotros también podemos llegar ahí.

Bien.

Pues cuando diseñamos la nueva identidad de este cliente y después su nueva web, toda la estrategia giraba entorno a esa esencia que lo hacía único y que tanto éxito le daba en el cara a cara. Trabajamos para descifrar esa esencia y ver cómo podíamos trasladarle de la forma más correcta a una identidad visual, a la marca, y posteriormente a la web.

Pero el fundador, tenía miedo. Él estaba en un sector donde había mucho postureo, donde el parecer cool y alguien de lujo era la norma. Toda la competencia se copiaba una de otra.

El cliente tenía miedo de salirse de esa línea. Creía que mostrar su esencia iba a hacerle parecer inferior.

Y en realidad, era todo lo contrario. Pero siempre hay miedo a mostrar tu esencia. Nos sentimos inferiores. Y no es así. Hay que tener cojones. Las marcas con cojones son las que triunfan.

Te voy a poner dos ejemplos de éxito, y estos no los hemos trabajado nosotros, por desgracia. Pero son buenos.

El primero, muy conocido, la marca de Cerveza Ambar.

Cuando planteó su estrategia de rebranding para salir al exteior y empezar a expandirse fuera de la comunidad de Aragón, basaron esa estrategia en su lema “cerveceros independientes”.

En todo momento, potenciaron sus raíces, que son de Aragón con los nombres de algunas cervezas, expresiones autóctonas en algunas campañas.

Por otro lado, que son pequeños, cuando en realidad no lo son tanto, potenciando la figura del cervecero de toda la vida, el que hace la cerveza casi artesana, con mimo.

Y por último, tema clave, se acercaron a los bares. ¿Y qué bares aparecían en sus campañas? ¿Bares cool de gente con pasta para parecer más guays?

No.

Aparecían bares de barrio. De los de toda la vida. De los que tienen una bombilla fundida. De los que son perfectamente imperfectos.

Porque Ambar no tenía complejos. ¿Sabes por qué? Porque saben que hacen una cerveza cojonunda. Saben que su cliente no entiende de estatus. No necesitan parecer lo que no son. Y así, es cómo están teniendo un éxito imparable.

El segundo ejemplo que te voy a poner es el de Café San Jorge. Una marca mucho más pequeña que Ambar, pero que dio un giro al principio que ha sido clave en su éxito.

Ellos venden café de especialidad. En ese mundo, hay mucho postureo también. Está la figura del barista selecto, del catador o catadora con aires de diva. Mucho postureo.

Ellos, al principio, obviamente tiraron por esa imagen.

Pero posteriormente dieron un giro 180. La esencia de los fundadores era que eran dos “garrulos” que hacían muy buen café y estaba todo el día haciendo el tonto.

Empezaron a no esconder esas cosas, a no esconder el acento aragonés. A mostrar esa imagen más informal y desenfadada. A hacer en Youtube unos videovlogs en los que mostraban su día a día tal cual era, sin glamour. Potenciando su parte infantil y de garrulos a saco.

Eso les hizo destacar inmediatamente en el sector. Les hizo conectar con su audiencia porque eran auténticos. Y ha sido clave en su éxito.

Así que lección número uno. Se honesto contigo mismo. Analízate como persona, es muy probable que tu negocios se acabe pareciendo a las personas que lo manejan, así que, busca aquello que te hace único y no te avergüences, no lo escondas, poténcialo al máximo.

De los errores, de los defectos, se puede sacar algo maravilloso. Solo es cuestión de tener ingenio y saber darle el enfoque adecuado.

Si intentas parecerte a los demás para seguir las líneas del sector, siempre serás uno más. No tendrás personalidad.

Potencia lo que te hace único.

 

¿Qué elementos clave componen tu identidad?

Una vez lo encuentres, trabaja una identidad entorno a eso.

Hay diferentes elementos en una identidad. Mucha gente piensa en el logo, pero el logo es solo el elemento que reduce la marca a la mínima expresión, pero transmitimos con muchos otros elementos.

  • Los colores.
  • La combinación de estos.
  • La tipografía.
  • El tono de voz y lenguaje usado.
  • Los sonidos.
  • Los olores.
  • Los sabores.
  • La combinación de todos estos elementos en los diferentes soportes:
  • Tu web si eres un negocio digital.
  • O tu local, si eres físico.
  • Tus redes sociales.
  • Las personas que me atienden cuando descuelgo el teléfono.
  • Las voces que escucho.
  • El empaque que envuelve el producto, si vendes algo físico.
  • Como va vestido el fundador o las personas que me encuentro en el negocio.

Todo, absolutamente todo, habla de tu marca. Y puede hacer, que transmitamos una imagen deseada y por ello consigamos clientes o todo lo contrario, que espantemos clientes. Que los perdamos.

 

 

Cómo puede ayudar esto a tu negocio

Si estás empezando un negocio, no te digo que te gastes todo el dinero que tengas en una identidad corporativa y en tu web.

De hecho, te digo que no lo hagas. Es un error.

Pero, si tú crees que eres un desastre con estos temas, ten cuidado, porque lo barato puede costarte caro.

Quizás es mejor que contrates a un buen profesional para hacer lo mínimo, una identidad mínima viable con la que arrancar y posteriormente ir construyéndola a medida que el negocio vaya funcionando.

Ahora bien, si ya eres un negocio con recursos, cuidado con esto.

Si la web es la primera impresión y la puerta de entrada a tu negocio, y ya tiene un volumen de tráfico considerable o tienes recursos para llevarlo con publicidad de pago, la imagen y las sensaciones que esta web transmite y cómo sea capaz de conectar con el usuario van a ser clave.

Tan clave, que puede hacer que entren 1000 personas a tu web y solo compre 1. O que, con el mismo negocio, pero con una identidad bien trabajada, unos textos bien trabajados y una web estructurada y diseñada para persuadir al usuario a que haga la acción que nosotros queremos, un buen embudo de ventas que haga que nos ganemos poco a poco la confianza del usuario y no le vendamos en frío, de primeras, todo esto, puede hacer que el mismo negocio reciba 100 personas y acaben comprando 10.

Vender a 1 o vender a 10. Es dinero.

Pero lo dicho, si estás empezando y tienes cero visitas, no tiene ningún sentido que inviertas un dineral ahí. Primero céntrate en ver cómo vas a llevar tráfico a tu negocio.

Pero si ya tienes un cierto volumen de tráfico, puede que estes perdiendo dinero. Y mucho.

 

Reflexión y cierre final.

Ya sabes, solo tenemos 9 segundos para hacernos una primera impresión de algo. En el mundo online, se estima que se puede recudir hasta 2.

No descuides esta parte y analiza si lo que estás transmitiendo con tu imagen es lo correcto.

Si no sabes como hacerlo o no tienes tiempo, tengo unos servicios de diseño de identidad y diseño web, que lo mismo te interesan. Puedes verlos en estudioiber.com

Y si te ha gustado este episodio, la mejor forma de apoyarlo es suscribiéndote en la plataforma que lo escuches o aún mejor, en la newsletter, para no perderte ninguno, y compartirlo con tus amigos. No es obligatorio, desde luego, pero te lo agradeceré.

Esto es todo.

Mil gracias siempre por escucharme.

¡Nos vemos pronto!

P.D: Puedes conocer mis empresas Estudio Iber y Flip&Flip. Puedes hablar conmigo y ver mi día a día en Instagram o Twitter. De vez en cuando, comparto breves ideas sobre diseño y emprendimiento y algunas estadísticas de mis proyectos. Si quieres que te avise para no perderte ningún episodio puedes suscribirte abajo.

Para recibir la newsletter cada lunes, es aquí:
Iber diseñador freelance

Contacto

Para conocer cómo puedo solucionar tus problemas, es aquí:
Iber diseñador freelance
Contacto